Las alteraciones que produce a los bebés y niños la calor

¿Tu pequeño/a ya está sufriendo de esas alteraciones que produce la calor?

En estos días en los que el sol ya está calentando, bronceando e incluso quemando nuestra piel, no queremos dejar de recomendaros que ahora más que nunca tenemos que cuidar la exposición solar y protegernos del astro ardiente que tenemos sobre nosotros durante las horas del día.

Es muy importante que tengamos en cuenta que la piel de nuestro bebé o de nuestro niño/a, aún no ha madurado lo suficiente para afrontar los rayos ultravioletas y la radiación solar, por lo que son especialmente vulnerables a sufrir algún tipo de alteración o disfunción en su delicada dermis.

Hoy vamos a tratar una de esas alteraciones tan comunes del día a día: La Sudamina o Miliaria.

Es muy habitual encontrarnos a madres que nos preguntan cómo tratar los granitos que le han salido a su bebé en el cuerpo. Sobretodo en espalda, cuello, y pecho.También en la carita, frente, mejillas…
No es más que una disfunción de las glándulas sudoríparas,que en los primeros años de vida, aún no han madurado. Los brotes de Sudamina se suelen producir por un aumento de la temperatura corporal, bien porque lo hemos expuesto a un momento de calor ambiental, o bien porque le ha subido la fiebre, o porque lo hemos abrigado en exceso y ha sudado. Entonces la piel no deja salir el sudor,que queda retenido y forma esa erupción cutánea que vemos con forma de unos pequeños granitos rojos.

La prevención es muy sencilla

Una buena hidratación de la piel, con sus cremas habituales en su higiene diaria, y si la piel precisa de algún cuidado extra, como pueden ser las pieles atópicas, pues la utilización de hidratantes específicos para tal.

La segunda cuestión es básica: procura no sobreexponer al bebé al calor.

Mantener el grado de humedad y dejar las partes más expuestas al exterior sin cubrir, para que la piel esté más aireada y el bebé más fresco y seco.

Utiliza prendas más naturales como el algodón y cambia con más frecuencia el pañal.

No hay que preocuparse, pues esta Miliaria o Sudamina, suele desaparecer pasados unos días por sí sola, eso sí, siempre que no estemos frecuentemente sobreexponiendo al bebé o niñ@ al calor.
Siguiendo estas básicas recomendaciones no tiene por qué complicarse. Pero si ves que existe algún otro indicio de problema de salud, acude al pediatra.

 

Somos la Esencia de Cuidarte, por eso nos gusta estar pendiente de tí y de tus pequeños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *